domingo, 20 de octubre de 2013

La Luna y el Troll ....




Dedicado a Cecilia Villanueva.








Aquella noche la luna se alzaba radiante en lo más alto de un cielo azul y despejado, como suele ser frecuente en las noches tempranas de junio en esas tierras del Norte bañadas por un mar embravecido.

Una tibia brisa, avance del estío que tímidamente adelantaba su presencia, contrastaba con los fuertes embates de las olas sobre las milenarias rocas de la costa.

Fue aquella noche y no otra, cuando sucedió lo que os voy a relatar.



Una noche de junio, un troll desafió a la luna.

La envidia se había apoderado de él al ver su imagen y la de la luna reflejadas en las aguas que besaban la orilla. ¿Por qué le devolvían aquella figura extraña y deforme? En cambio,  el reflejo de ella transmitía toda la luz que a él le faltaba.

"Baja, acércate a mí y mírame a los ojos. Dime qué ves!" Su voz bronca hizo temblar la paz de aquella noche de primavera.  
La luna no le contestó.

"Te he dicho que bajes y que me mires. ¿Tan horrible soy? ¿Tal es la repugnancia que sientes al mirarme? Tú, la perfecta, te doblegarás a mis deseos, sostendrás mi mirada y beberás de mi aliento. ¡Baja, dime qué ves! ¡Te lo ordeno!”

Tanto gritó, tan nervioso se puso, que las aguas se revolvieron encolerizadas contra la furiosa y horrible criatura que se atrevía a alzar la voz a su señora, y formando un aguerrido batallón, se abalanzaron contra el monstruoso ser.  
Desde entonces, cada vez que alcanza su apogeo, la luna baña con su virginal halo las rocas de la cala en la que una noche de primavera, casi verano, un troll desgraciado se enfadó con ella.

Y así es como, de todas las rocas, la más grande, la observa, echándose hacia delante en una imperceptible reverencia hacia aquella a la que debe su entrada en la eternidad.

13 comentarios:

  1. Gracias amiga por tu deferencia conmigo y sobre todo con mi ama, es un bello regalo. Escribes fenomenal ¡
    Me gusta.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por todo lo que me das y un dulce abrazo a tu madre.

      Eliminar
  2. Qué preciosa historia, Txaro... El pobre y desgraciado troll no debió alzarse furioso contra la Reina de la belleza de la noche... Claro que él no sabía que Moon era tan admirada y querida... no sólo por las rocas y las aguas sino... por tod@s nosotr@s,... l@s lunátic@s...
    Sigue escribiendo así de bonito, lagun. Es una delicia leerte....... Zorionak

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tus palabras, Ane! En realidad el Troll es más feo por dentro que por fuera y la imagen que ve reflejada es su propio interior. Su frustración hace que desee doblegar a la mujer que ve en la luna.
    Pero la Luna no está sola.
    Esta es la idea que he querido transmitir, eskerrik asko!!!

    ResponderEliminar
  4. Que historia más curiosa. Me encanta el mundo entero que eres capaz de crear alrededor de la luna. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Dorcas...ya sabes, soy lunática,,, La luna me atrae como objeto de mis fantasías, por otra parte, es mi esencia y también mi hábitat perseguido. La luna es muchas cosas a la vez. La más importante, mi revista... ;)

      Eliminar
  5. Hermosa historia magníficamente relatada, la magia de la luna lo impregna todo..Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Alfie...tú también la sientes, lo sé...

      Eliminar
  6. Sin duda se te dan muy bien estos relatos. Una historia mágica, llena de sentido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Es una alegoría de la envidia y el abuso hacia la mujer que encarna la luna.

      Eliminar
  7. Que bonito cuento txaro, en verdad parece esa roca majestuosa un trol salido de la fantasía.

    ResponderEliminar

MoonMagazine. Revista Lúdico Cultural

MoonMagazine. Revista Lúdico Cultural
Una revista para lunátic@s