jueves, 8 de mayo de 2014

El fin de la lluvia

Relato breve








Nuestro paseo transcurría con total normalidad. La lluvia había golpeado de forma ininterrumpida durante la mayor parte del año, anegándolo todo. La situación se agravó con el desbordamiento de la ría: el nivel amenazaba con alcanzar las viviendas de los primeros pisos, el agua se agolpaba en los cantones del Casco Viejo y el oleaje azotaba furiosamente el mobiliario urbano. Desaparecieron las palomas, no se escuchaba ya el trino vagabundo de los gorriones... Algo estaba cambiando en la urbe, antes alegre y vocinglera. El silencio se había instalado en sus calles y la crecida arrasó todo signo de existencia humana.
Pero aquella mañana la lluvia se batió en retirada ante un sol que, tímidamente, recuperaba su lugar. 
Entonces fue cuando decidimos salir a la calle, exhalando, no sin disimulo, una profunda exclamación de alivio cada vez que nos cruzábamos con los vecinos que, como nosotros, se habían animado a callejear tras un año de aislamiento forzoso...

Al principio, los cambios que se habían producido en las zonas habituales llamaron poderosamente nuestra atención. Las aceras estaban cubiertas de fango,los árboles que jalonaban las avenidas habían alcanzado dimensiones extrañas, pero a medida que nuestros pulmones se llenaban del aire fresco de la mañana, nos importaban cada vez menos aquellas irregularidades. Ni las alteraciones en la fauna urbana perturbarían nuestra tranquila marcha. Ni siquiera aquella mastodóntica araña que se acercaba con intenciones aviesas, lograría pisotear nuestra recién adquirida libertad.

Elemental,ante todo,somos de Bilbao.



Txaro Cárdenas/Moon Naciente





Mi pequeño homenaje a una ciudad en la que he vivido experiencias mastodónticas.



8 comentarios:

  1. Pero muy de Bilbao y muy bueno, Txaro, muy bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Elvira. Espero que a nuestros vecinos les guste...

      Eliminar
  2. Con lo amable y acogedora que es Bilbo... cuando quiere. Pero el relato es muy bonito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Santiago, ya sabes, el agua de Bilbao...

      Eliminar
  3. Muy interesante y ameno. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos, Juan. Muchas gracias y encantada de recibirte en mi casa lunar !!

      Eliminar
  4. Muy buen relato, como todos los que salen de tu lunática cabeza. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Bruno. Tu opinión es de oro para mí. ¡Saludos!

      Eliminar

MoonMagazine. Revista Lúdico Cultural

MoonMagazine. Revista Lúdico Cultural
Una revista para lunátic@s